Bravo dos

Compartir

 

Francisco Pomares

 

Cuentan que Lucas Bravo de Laguna, exconsejero del Partido Popular en el Cabildo de Gran Canaria, quiere fichar por Ciudadanos. Dicen las malas lenguas que él y Hernández Bento harían doblete como pareja de hecho, uno -Lucas Bravo- como candidato al Cabildo, y el otro -Hernández Bento- como candidato al Ayuntamiento de Las Palmas. No sé si al final Ciudadanos aceptará lo que -de momento- parece más un deseo de Bento, amigo personal del diputado de Ciudadanos por la provincia de Las Palmas, Saúl Ramírez, que un hecho confirmado. Bento abandonó el PP bastante enfadado, después del monumental batacazo que supuso su candidatura a la presidencia del partido, y es verdad que al hombre le gusta la política, y lleva casi desde que se fue preparando su regreso a lo público, convencido de que Ciudadanos es el único sitio donde aún tiene opciones.

 

El caso de Lucas Bravo es sin embargo distinto. No es que le lluevan precisamente las ofertas, pero -hasta hace unos pocos días- parecía tener más capacidad de maniobra: aún no han pasado siquiera dos meses desde que presentó su renuncia al acta de consejero en el Cabildo de Gran Canaria y puso fin (o no) a 18 años de ocupar distintos cargos públicos en el PP, y ya la pasada semana él y su señor padre se reunieron en un reservado del Hotel Santa Catalina de Las Palmas con el presidente Clavijo. No es la primera vez que José Miguel Bravo de Laguna se reúne con Clavijo en estos últimos meses, y es cierto que su partido -Unidos por Gran Canaria- ha logrado incluso colocar a Esther Monzón en la dirección insular del Servicio Canario de Salud de Gran Canaria, un puesto del organigrama del Gobierno. Para acceder a él, la señora Monzón tuvo que dimitir como consejera del Cabildo, y se especuló con lo que esta decisión suponía de aval de Clavijo a la incorporación de Unidos por Gran Canaria a las huestes de Coalición en la isla. Sin embargo, otro de los asuntos de los que también se habló hasta la saciedad en mentideros grancanarios -el nombramiento de José Miguel Bravo como presidente de la Autoridad Portuaria de la Luz y de Las Palmas- ni se ha producido ni parece que sea próximo. La reunión del pasado jueves entre el padre, el hijo y el presidente parece que se centró en valorar las novedades producidas en torno al BIC de Maspalomas (Bravo no ha ocultado nunca su personal interés en ese complicado asunto, del que se ocupó como abogado y como presidente del Cabildo), y se habló también de la reforma del sistema electoral. Al menos eso es lo que ha reconocido públicamente José Miguel Bravo. Pero quizá la reunión fuera para otra cosa y se hablara de otros asuntos. Desde luego, a alguien tiene que haber molestado el encuentro, porque ya es casualidad que en los días inmediatamente posteriores al encuentro se filtrara que Lucas Bravo de Laguna abandonó el PP para incorporarse como socio mancomunado a B&M Sport, empresa creada dos años atrás por su novia, la tenista Noelia Pérez. Pérez fue contratista del Cabildo en la pasada legislatura, a través de varias empresas, contratadas por Bravo para ocuparse del "marketing" del Club de Baloncesto Gran Canaria, y de varios eventos y actividades, por un total próximo a los 300.000 euros entre 2011 y 2015. El asunto tiene cierta enjundia, porque Lucas Bravo desempeñaba entonces la consejería de Deportes, encargada de alguna de esas adjudicaciones. Si Lucas Bravo tenía intención de convertirse en un candidato atractivo para Coalición o para Ciudadanos, este escándalo no va a ayudarle mucho. De momento él sólo ha replicado por tuit, como haría un Donald Trump isleño, diciendo "ladran, luego cabalgamos". Aunque después de esto habrá que ver cuánto cabalga y lo lejos que llega.

 

Escribir un comentario

Copyright 2017 Noticias Fuerteventura. Todos los derechos reservados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.