El espejo de Tabarnia

Compartir

 

Francisco Pomares

 

¿Qué es Tabarnia? Tabarnia.es, "trending topic" a escala mundial, y una de las mejores bromas (o no solo) de los últimos años. Por tres días consecutivos, el neologismo Tabarnia se ha convertido en el palabro más buscado en la red. Escribes el nombre en Google y te sale una proclama con tufo independentista: "Libertad para Tabarnia". O bien: "Cataluña roba a Tabarnia". O: "Cataluña no ha hecho nunca nada para seducir a Tabarnia". O: "La corrupción de los políticos catalanes ha hundido a Tabarnia en la miseria. Por ello, los ciudadanos de Tabarnia tienen derecho a decidir sobre su futuro." O más: "La gente de Tabarnia sólo quiere votar. Tabarnia no va de independencia, Tabarnia va de democracia. Si Tabarnia se proclama autónoma, tendrá asegurada su permanencia en la Unión Europea". O, para rematar: "Tabarnia, la Crimea catalana". Es -sin duda- una coña, pero una coña bastante dañina para quienes dicen lo mismo, pero en serio. Es una coña que ya ha provocado la respuesta ácida e irascible de ese señor con apellido de Rufián y salario de hijo de rico, que se prodiga en redes señalando los que tienen derecho a tener una opinión y los que no lo tienen.

 

Lo que enfada a los independentistas es que Tabarnia es el espejo en que se refleja su propio surrealismo y absurdo: una ocurrencia de la plataforma "Barcelona is not Catalonia", una respuesta al separatismo institucional, que nos recuerda a todos los cuñados de este mundo que una mayoría de votantes catalanes no están por la independencia. Estos tabarnienses parece que quieren seguir siendo autonomía española, y como las instituciones de Cataluña están controladas por el separatismo, lo que piden es que se cree la autonomía número dieciocho, y se rompa Cataluña en dos, una independentista, integrada por las provincias de Girona y Lleida, y que haga de su capa un sayo, y otra española y europea, formada por las comarcas más ricas de Barcelona y Tarragona. Algo así como lo de la India y Pakistán, pero sin conflictos religiosos ni matar a nadie por el camino, como no sea de risa.

 

Aquí de lo que se trata, y lo dicen con todo desparpajo los cachondos tabarnienses, es de defender la pasta: Barcelona es más rica, y la Cataluña pobre, rural y poco poblada de Lleida y Girona, pero sobrerrepresentada en el Parlament porque un diputado de Barcelona cuesta en votos más del doble que uno de Girona (¿les suena?), esa Cataluña de barretinas y caganet les roba: la urbana Barcelona tributa a la Generalitat hasta un 32 por ciento más de lo que recibe, y con ese dinero se construyen aeropuertos sin aviones ni pasajeros en Lérida o Gerona? Son los mismos argumentos que usan los independentistas cuando hablan del dinero catalán que va a las regiones españolas más pobres. Los mismos calcados argumentos? Por eso también piden un referéndum para abandonar la Cataluña de Puigdemont: para octubre de 2019.

 

Un espejo. Una guasa. Una broma. Y 35.000 firmas el primer día pidiendo al Estado la creación de una nueva autonomía. En este país de políticos fatuos y pomposos y de ciudadanos hartos de desmesura, cualquier chaladura puede traer cola.

Escribir un comentario

Copyright 2018 Noticias Fuerteventura. Todos los derechos reservados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.