PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

El inicio de los “bombardeos” ante el 28/A

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    El desconcierto frente a las expectativas de las elecciones generales del 28/A, crece ante el constante y permanente “bombardeo” de sondeos, quinielas, debates y manifestaciones de los candidatos a las Cortes Generales del Reino de España. Como novedad y curiosidad, se califica a la formación política Vox, donde en Andalucía sus 12 parlamentarios son claves para mantener un gobierno de centro derecha: PP-Cs., después de más de tres décadas con gobiernos socialistas. Este hecho ha provocado, en las distintas fuerzas políticas, sobre todo, a los partidos con un perfil conservador y liberal, a buscar relatos alternativos, para evitar fugas de votos hacia Vox. Naturalmente, este repliegue y la búsqueda de enviar mensajes a potenciales electores, también crea confusión y desconcierto.

     

    Las continuas encuestas realizadas hasta ahora, coinciden en la subida del PSOE, por la captación de votos que, en la vigente legislación, obtuvo la formación morada Podemos. También Ciudadanos aumenta el número de parlamentarios y senadores a costa, mayoritariamente, del PP, que también pierde votos en favor de Vox, sobre todo por su ala más conservadora. Repito que son tendencias recogidas por los múltiples sondeos realizados, pero la realidad solo se plasmará el 28 de abril.

     

    La misma candidata nacionalista, Ana Oramas, en unas recientes manifestaciones, lanzó sus mensajes para concienciar a los canarios y residentes de la importancia de CC para ser decisiva en el próximo gobierno español, si se produce un pacto entre el centro izquierda tradicional, liderado por Pedro Sánchez y el partido naranja de Albert Rivera. También puede producirse un pacto a la “andaluza”, con los votos de nacionalistas moderados. Lo que si se está percibiendo es la decadencia del fantasma populista, sobre todo en los más radicales, con perfil izquierdistas y con hostilidades internas. No obstante, tengo que aclarar que todos los síntomas es que el Congreso de los Diputados se conforme muy fraccionado y dicha circunstancia provoque múltiples dificultades para formar un gobierno estable y con garantías de generar suficiente credibilidad y confianza para llevar los destinos del Reino de España, amenazado, como eje principal, en el conflicto político catalán. Una crisis territorial que perjudica la economía de todas las comunidades autónomas y crea desconcierto en la estabilidad de un estado. En este sentido, el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, en un acto público celebrado en Las Palmas, ha dejado claro las directrices de su partido, CC, que pasan por “defender” al archipiélago canario en la capital del Reino, ante la incertidumbre de la formación del próximo gobierno. En líneas generales, Clavijo, pronosticó que la actual coyuntura política que: "Lejos de simplificarse, se va a complicar más con las elecciones…Ya que la pujanza de "los populismos y los extremismos", en el plano político, unida a la desaceleración económica, de la zona euro y de España también, nos aventuran que los próximos años van a ser absolutamente cruciales para esta tierra”.

     

    Lo único claro que tengo por ahora, es que el futuro aún no está escrito. Los electores tienen suficientes herramientas informativas para discernir y optar por los partidos políticos que más les atraiga, por supuesto “desconfiando” de las innumerables promesas que, en las campañas electorales, se lanzan para captar votos.

     

    En esta entrega, solo he expuesto algunos apuntes de una campaña que, en breve plazo se inicia oficialmente, porque los “bombardeos” propagandísticos hace tiempo se escuchan a los “cuatro vientos”.

      

    Después del 28 de abril se abrirán nuevos horizontes, espero con criterios de progreso y bienestar. Tiempo hay aún para, en próximas entregas, seguir opinando sobre el ambiente político electoral y precisar con más datos las entrañas de una campaña que se percibe como compleja y pronósticos inciertos. El factor sorpresa tampoco lo descarto porque como ya indiqué, el futuro de las elecciones generales aún no está escrito.