PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

La venda

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    Un video de Vidina Espino amordazada se convirtió el lunes en el más visto en las redes en Canarias. Y es que no es frecuente ver a alguien que opta a la Presidencia con la boca tapada, incapaz de amargarnos con su recurrente bombardeo de inauguraciones, promesas y tonterías varias. En realidad, la presidenciable de Ciudadanos no nos regalaba su silencio: protestaba por haber sido excluida -ella y su partido- del debate entre aspirantes.

     

     

    Pero no de todos los debates: la señora Espino ha sido invitada por las emisoras privadas -la Ser y la Cope- y también por Televisión Española, para medirse con el resto de los candidatos. Sólo se le ha negado la posibilidad de hacerlo en la tele canaria, alegando que los más de 54.000 votos obtenidos en las elecciones regionales de 2015 o los 155.000 logrados en las últimas generales no legitiman su participación en el debate presidencial. Es un criterio, pero hay antecedentes contra ese criterio: Podemos participó en el debate para las legislativas de 2015, y lo hizo porque la Junta Electoral Central, entendió que al lograr representación en las Europeas de 2014, aunque Podemos no tuviera diputado alguno en el Congreso, era razonable dejar que se explicara.

     

    La cuestión es que la Ley que regula el asunto de la propaganda partidaria -la Loreg- no contempla quienes deben o no participar en los debates. Deja esa decisión a criterio en primera instancia de los medios, y en segunda instancia de la Junta electoral. Las radios privadas y la televisión pública española han optado porque que los candidatos de los grandes partidos se midan ante el electorado. El PP, a punto de sufrir el sorpasso de Ciudadanos, ha recurrido, y puede que la Junta le dé la razón, o que no lo haga, ya se verá. Pero lo que ha hecho la tele canaria es aplicar una interpretación jurídica, o una decisión política, y no un criterio periodístico: ha dicho que si se niega la participación de Ciudadanos es porque así lo determina la ley. Y no es cierto. Sencillamente, se han adelantado a la Junta: no cree quien decida en esa casa, que deba prevalecer el criterio que se aplicó con Podemos, y prevalezca el interés de escuchar a un partido que quedó cuarto en las últimas elecciones. No es asunto a valorar por la tele que Ciudadanos no entrara en el Parlamento en 2015, no porque no tuviera suficientes votos, sino porque los topes electorales de entonces -modificados en esta legislatura- lo impidieron. Ni depende de los responsables de la tele que la reducción de topes se hiciera precisamente para evitar que se produzcan situaciones como la sufrida por Ciudadanos. Nada de eso es competencia de la tele, decidir corresponde a la Junta Electoral. Lo responsabilidad de la tele no es interpretar, sino intentar ofrecernos un debate lo más plural e informativo posible. Un debate en el que la señora Espino se quite la venda.