La púrpura romana de Lobos

b_605_605_16777215_00_images_stories_2018_04_YacimientoLobos1.jpg

El yacimiento arqueológico encontrado en Isla de  Lobos en 2012, se convirtió en el primer asentamiento romano descubierto en Canarias  

 

Redacción NoticiasFuerteventura

 

Arqueólogos de la Universidad de La Laguna y del Museo Arqueológico de Tenerife relacionan los restos hallados con una factoría estacional para el comercio del tinte.  Un descubrimiento, que de confirmarse, no tendría precedentes en las islas.

 

 

Isla de Lobos se ha convertido en poco tiempo en el punto de mira de los arqueólogos del archipiélago.  Un hallazgo casual de fragmentos de cerámica y fauna marina, por usuarios de la conocida playa de la Concha, ha ayudado a localizar lo que podría ser el primer asentamiento romano de las islas. Los primeros sondeos indican que se trataría de una factoría relacionada con el comercio textil, de comienzos de la era cristiana.

 

Así lo declaraba por marzo de 2012 Carmen del Arco, Catedrática de Prehistoria de la Universidad de La Laguna, aunque haciendo énfasis en la falta de una confirmación científica de estas primeras valoraciones.  Su equipo, formado por investigadores del Museo Arqueológico de Tenerife y la Universidad de la Laguna, se trasladó inmediatamente al islote tras los primeros hallazgos.

 

Cerámica a torno

 

Después de más de 15 días de trabajo y excavaciones, fueron varios los indicios que les hizo inclinarse por esta hipótesis. Los fragmentos de cerámica hallados en el Parque Natural de Lobos, se encuentran realizados a torno, una técnica que no se relaciona con la cultura aborigen canaria.  Por ello, según del Arco, “es una cerámica muy diagnóstica”, y que además, se asocia a la época imperial romana.

 

Del mismo modo, los restos de fauna marina encontrados, refuerzan esta postura.  Se trata de un conchero, formado en su mayoría por el crustáceo cuyo nombre científico es thais, y que se conoce comúnmente en Canarias como “carnailla”.  Este animal fue muy usado por los antiguos romanos para extraer la púrpura, con la que producían el color para sus telas, y su posterior comercialización por el Mediterráneo.

 

Entre los materiales hallados de momento en Lobos, se encuentran  además, fragmentos de vajilla de uso cotidiano, metales e incluso restos de cabras.

 

Cambios en la Historia

 

Para este equipo de arqueólogos, “se trata de una investigación muy ilusionante”, que, de confirmarse estas primeras evaluaciones, podría suponer un gran avance para los estudios de las culturas antiguas y su relación con los aborígenes canarios, e incluso aportar grandes cambios en la historia de nuestras islas.

 

Esto se debe a que, aunque en Canarias han existido otros yacimientos geoarqueológicos susceptibles de ser adjudicados a culturas mediterráneas, como los hallados en Lanzarote en 2009; hasta ahora no se  habían relacionado con el comercio del tinte. Además, según la historiadora,”ninguno serviría para demostrar la permanencia de antiguos romanos de manera estacional en las islas, como  esta posible factoría del Thais”.

 

Comercialización de la púrpura

 

El comercio de la púrpura fue una actividad muy arraigada, tanto en la época de los fenicios, como la de los romanos. Su uso era símbolo de lujo y distinción social. Existía un negocio muy potente alrededor de su comercialización. De este modo, eran comunes las expediciones marítimas en busca de los materiales para su elaboración, y la presencia de bases costeras para su extracción.

 

La industria del tinte del Thais se extendió por la costa africana atlántica, por lo que no es de extrañar que Canarias, dada su situación geoestratégica, fuera un enclave más para estas factorías.  Hasta ahora no se habían encontrado referencias de este tipo de explotaciones de la púrpura al sur del asentamiento costero de Lixus, en el  noroeste de Marruecos. 

 

Otras industrias propiciaron la expansión comercial del Mediterráneo en la zona, como la pesquera, que permitió el establecimiento de colonias y emporios fenicios.

 

Relación con la Cádiz Romana

 

La forma de las ánforas y el tipo de pasta utilizada sabemos que proceden de talleres romanos de la bahía de Cádiz”, dijo Bernal Casasola en 2017, que calificó de “muy importantes” los trabajos de excavación para los estudios de arqueología de la producción en la época antigua. “Aquí hubo un taller de púrpura y un lugar de explotación de recursos marinos, lo cual denota la habitual frecuentación en esta parte del Archipiélago por parte de los romanos”, añadió. “Es un lugar importante que disipa cualquier duda sobre el contacto de Canarias con el ámbito peninsular dentro del Mare Nostrum y del comercio romano”, apostilló este investigador.

 

 

Escribir un comentario

Copyright 2018 Noticias Fuerteventura. Todos los derechos reservados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.