PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

Precaución con la carabela portuguesa

Numerosos avistamientos de este organismo peligroso por su picadura

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    Como cada año y por estas fechas los fuertes temporales de mar de fondo que trae el invierno traen a este peligroso organismo de alta mar, que no tienen capacidad de nadar.

     

    La carabela portuguesa es un organismo colonial, integrado por varios hidroides que desempeñan diversas funciones dentro del conjunto. Perteneciente al orden de los sifonóforos, el veneno de este organismo no se considera mortal, a pesar de que puede causar graves lesiones.

     

    Estos organismos son flotantes y se dejan arrastrar por las corrientes y los vientos cuando hay grandes borrascas, ya que no tienen capacidad de contrarrestar esos fenómenos. Flota en la superficie del mar, y por debajo tentáculos urticantes que pueden medir varios metros de longitud.

     

    El veneno de estos organismos se segrega de manera espontánea y aunque no se considera mortal, si puede afectar a niños pequeños y personas alérgicas, llegando a causar paro cardíaco. Otros síntomas más comunes son los vómitos, la fiebre, náuseas y un intenso dolor en la zona de la picadura.

     

    Como actuar

     

    Lo primero es retirar los restos de tentáculos que puedan quedar remanentes sobre la piel. Esta operación nunca debe efectuarse directamente con las manos. Seguidamente, se deberá aplicar agua salada sobre la zona afectada. Nunca es conveniente emplear agua dulce, pues la diferencia de presión puede conducir al estallido de los cnidocitos y el aumento del dolor.

     

    Para aliviar el dolor causado por la toxina, podemos lavar la zona con agua caliente o vinagre, aunque este último no se recomienda si no se ha limpiado debidamente la piel. Es importante además evitar la exposición de la herida a la luz solar, así como rascarse. Si los síntomas empeoran, lo más sensato es acudir al médico, quien podrá recetar cremas de corticoides, así como el vendaje de la zona y la suplementación de antihistamínicos.

     

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario