PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

Formación: contratar un crédito como solución para estudiar un máster

 

 

Fórmulas para financiar la formación

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

     

    El acceso a una mejor formación universitaria pasa en la mayoría de las ocasiones por realizar un máster. Estos cursos son también un pasaporte para conseguir un empleo de alta calidad. Pero en ningún caso saldrá gratuito, como indican los datos del Observatorio del Sistema Universitario (OSU).

     

    Si la vida fuera una película, el problema se podría resolver fácilmente jugando al casino, así como hace la homónima protagonista de “Corre, Lola, corre”, pero, por suerte o no, la vida no es una película. Y aunque es cierto que se puede ganar dinero con los casinos online, que hoy en día son la opción más popular, es muy poco probable ganar tanto como para pagarse un máster. Por esto, es mejor ponerse a mirar y entender cómo funcionan los créditos para estudiar un máster. Estos créditos pueden permitir acceder a los nuevos masters que se han abierto en Fuerteventura y que permiten tener un abanico más amplio de elecciones dentro del sector turístico. Por otra parte, estos créditos permiten tener un margen mayor a la hora de hacer las cuentas y pensar en ir a estudiar al extranjero o a la península.

     

    ¿Cómo son los créditos para estudiar un máster?

     

    Esta clase de productos bancarios, sin constituirse en créditos blandos, sí que al menos son los más beneficiosos para sus demandantes. En primer lugar, porque presentan un tipo de interés más competitivo que los restantes casos, con márgenes comerciales que oscilan entre el 6 % y 8 %. Es decir, dos o tres puntos porcentuales más bajos que en los créditos personales o dirigidos al consumo. Mientras que una segunda razón para explicar este comportamiento reside en el hecho de que es un producto generalmente exento de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento. Para que, de esta forma, los estudiantes no tengan que pagar un solo euro por los siguientes conceptos:

     

    • Comisión de apertura.
    • Comisión de estudio.
    • Comisión por cancelación anticipada.

     

     

    Con un periodo de carencia de hasta 12 meses

     

    Otra de las aportaciones de los créditos para realizar un máster es que conllevan importes que se ajustan a todas las necesidades en esta demanda académica. Con importes que se mueven en una horquilla muy flexible que va desde los 30.000 a 60.00 euros. Disponiendo de un plazo de amortización de hasta 10 años para que pueda devolverse el capital con sus respectivos intereses más cómodamente. A través de un sistema de cuotas constantes fijas durante la duración del préstamo.

     

    De todas formas, si hay algún aspecto que caracteriza a esta financiación tan especial es que habitualmente incorpora entre 6 y 12 meses como periodo de carencia. Esto quiere decir que, al principio de su demanda, los estudiantes tan solo tendrán que preocuparse por devolver la parte proporcional del capital dispuesto por los bancos y nunca sobre sus intereses. Este es un factor que sin lugar a duda les ayudará a no endeudarse excesivamente al principio y que supondrá una ligera mejora en el saldo de su cuenta de ahorro. En este sentido, hay que recordar que son precisamente los créditos para los másteres unos de los pocos productos que cuentan con este periodo de carencia.

     

    Alternativas a los créditos: ¿compatibilizar trabajo y estudio?

     

    Existen otras posibilidades más allá de los créditos, para poder tener fondos para estudiar. Una de ellas, es compaginar el trabajo con el estudio.

     

    Se trata sin duda de una tarea difícil, pero, como ha declarado el director general de Universidades del Gobierno de Canarias, Marcial Morales, la UNED representa una opción que permite conciliar la vida laboral y familiar con los estudios. Además, los números no mienten, por un lado, la oferta de másteres en la isla, por parte de la UNED es de nueve, y parece ser, destinada a ampliarse en un próximo futuro. El hecho de tener muchos estudiantes, distribuidos entre varios cursos y programas educativos, es una vez más una demostración del éxito y de la viabilidad de esta opción.