PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

Ciudadanos (Cs) se llama mi amor...

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    “No tiene otra prioridad que permanecer en Moncloa y pactará con cualquier partido para permanecer ahí”, repetía ayer la “Canallesca” en los pasillos del Congreso. Y hasta cierto punto es lógico el caminar de Pedro Sánchez. No hace falta consultar al Profesor Mamadou... ¿Qué Presidente de España no ha querido seguir en su cargo?

     

    Por eso, hoy el amor se llama Ciudadanos (Cs). Ante una nueva petición de Estado de Alarma, que esta vez sería de un mes (parece abusivo), la fontanería mayor del PSOE ha sacado todas sus flores de amor, para Cs. “A estos hay que quererlos”, pensó Sánchez, “y en las cositas del querer me las manejo mejor que Pablo Casado...”

     

    Sin duda es el momento de Cs, un partido que integra un alma social-demócrata y otra de centro-derecha. Sí, en Cs hay gente de centro izquierda, que caería rendida al amor del PSOE y a su ideario de ayuda al prójimo. En tiempos de Albert Rivera, hubiera sido un rollito de verano (él siempre pensó que podía ser el rey del mambo), pero va a ser que Arrimadas tiene más los pies en la tierra y puede querer verano...e invierno.

      

    Pero claro, detrás de la reja, cortejando y con un ramito de violetas, sigue Podemos, a quien, cual celoso enamorado, ha sentado a cuerno quemado la aparición del amor de Cs. Lo que intuye Pablo Iglesias es que el idilio con el PSOE se está rompiendo de tanto usarlo. Ese síndrome de Robín Hood que lo tiene alienado (una obsesión enfermiza de quitarle a los ricos para darle a los pobres) preocupa, y bastante, en Ferraz.

      

    Pablo Iglesias, para el PSOE, comienza a estar, digamos, “políticamente amortizado”, y lleva un cartel colgado que pone “cada vez menos gente me sigue”. Cuando al Presi Sánchez no le haga falta, le dejará caer como flor marchita, Ya saben que cuando la miseria entra por la puerta, el amor sale por la ventana. El PSOE, con el amor de Cs, gana margen de maniobra ¿Querían una historia de amor en tiempos del virus? Aquí la tienen, y pintaría bien, sino fuera porque...atufa a amor de conveniencia.