A+ A A-

Desescaladas de fases, pero sin “desfases”

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    No es una hipótesis. El propio presidente del Gobierno Español, Pedro Sánchez, ha trasladado a los presidentes autonómicos que en un corto plazo de días, determinadas comunidades estarán fuera del estado de alarma, siempre y cuando no aparezcan factores contrarios porque determinados grupos de personas no cumplen con lo establecido, y se relajan irresponsablemente. Yo puedo entender las fuertes tensiones provocadas por el confinamiento, en algunos individuos, con patologías, incluso, de origen psicológico, pero el mejor consejo es acudir a los centros sanitarios para que le prescriban ansiolíticos y les pueda ayudar a ver la realidad. Ya decía, en anteriores entregas, que volver a la “normalidad” no es sinónimo de relajarse. Los científicos declaran que no se puede descartar rebrotes, porque el Coronavirus Covid19 estará entre nosotros por un largo tiempo.

      

    Y por ahora, sin vacunas o medicamentos efectivos, se impone la sensatez de cada uno de nosotros, para combatir la propagación de la epidemia. La “descalada” (neologismos que la RAE ha terminado por aceptar), en Canarias, exige adaptarse a las circunstancias, pero sin desfases o relajamiento. Si quiero advertir que por las redes sociales o determinados portales digitales circula un mensaje sobre el uso de mascarillas, afirmando que el uso prolongado de mascarilla produce falta de oxígeno en el organismo (hipoxia). Epidemiólogo e investigadores, consultados, declaran que ES FALSO. No hay estudios que respalden lo que dice el mensaje de que las mascarillas causan hipoxia, por lo que es seguro su uso tanto para el personal de salud como para la población en general. En lugares cerrados y con poca ventilación, se debe de evitar su uso prolongado, sobre todo, en personas con patologías respiratorias o asmáticas. En todo caso, su médico es el más recomendado para ofrecerle el mejor consejo.

      

    Por otro lado, si quiero advertir a los partidos políticos y a los propios gobernantes que, en esta fase de volver a la “normalidad, no es apropiado orquestar campañas bien contra los gobernantes o contra políticos de la oposición. Ya dije en anteriores artículos que el virus no entiende de ideologías, solo busca células humanas, principalmente, para vivir y propagarse. Estoy en contra de ciertas veleidades políticas, a través de manifestaciones callejeras por el riesgo que supone enfrentamientos entre distintas ideologías. Tiempo habrá para pedir responsabilidades y serán los tribunales de justicia los que determinen, con sus resoluciones, las acciones negligentes o erróneas. Se vive situaciones complejas y llena de incertidumbres, cara al presente y futuro. Pero con alteraciones del orden público para protestar no conduce a nada, en una crisis sanitaria de una magnitud que hace más de cien años la humanidad no ha vivido. Yo no me opongo a la legitimidad democrática, pero las emociones y actitudes polémicas no son ahora oportunas. También, me gustaría exponer que estoy totalmente en desacuerdo con determinados gobernantes del ejecutivo español, en lo que se refiere a derogar la Reforma Laboral. Es una cuestión que no puede estar en la agenda del gobierno español. En este sentido, las declaraciones de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ha dejado las cosas en su sitio, y su desagrado con los socios Unidas Podemos. Porque entiende que abrir un debate por dicha ley, no cabe ahora, en una crisis económica, de emergencia nacional, incluso mayor a la que se produjo después de 2008. También nos ha recordado que las directrices de la Unión Europea están para cumplirlas, si queremos recibir ayuda económica del Banco Central Europeo o de otros entes. Como dijo el ex ministro socialista, José Bono, a la Sexta TV, todo es “para ganar cuota de pantalla o imagen”, en alusión a líderes UP. También manifestó José Bono que los impuestos que quieren subir los socios del gobierno socialista, a patrimonios superiores al millón de euros,   "valen muy bien para un ideario radical y estético, pero es falso" y "No hay economistas que, en época de crisis, defiendan que hay que subir impuestos". El ex ministro fue tajante: "Eso es propio de discursos comunistas trasnochados. El comunismo no sólo fue un infierno, además, fue un fracaso. Cuando fui a Rusia siendo ministro me llevé una decepción enorme, y no había libertad, ni escuelas ni hospitales”.

      

    Pero hablando de buenas noticias, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González, viene a ratificar lo que manifestó el presidente Sánchez, remarcando que se va a reactivar gradualmente el turismo internacional, posiblemente antes de julio. Se refiere a España, pero yo pienso que en Canarias, ya desde junio llegarán los primeros visitantes nacionales y europeos. Recordemos que el año pasado el turismo internacional superó los 80 millones de visitantes al Reino de España y en Canarias cerró el 2019, con más de 13 millones. Y además se constata un gasto, por turista, superior al año 2018. El turismo es el sector que más riqueza aporta a la economía española. El pasado año aportó más de 180.000 millones de euros, lo que representa casi un 15% del PIB, cuyo mercado laboral supera los tres millones de puestos de trabajo.

     

    Lo importante es que Canarias ya ha comenzado a levantar “anclas”, lo que significa que en breve plazo, encontraremos la luz al final del túnel que nos tenía “encallados” y en la encrucijada.