A+ A A-

Y el gran Lagarto Gomero... pescó

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    Conozco a Casimiro Curbelo hace muchos años. Paisano y benefactor multidisciplinar de los gomeros de aquí y de allá. El gran Lagarto Gomero (como cariñosamente le llamo yo, en referencia a esa especie endémica y protegida de la isla), además de un político sumamente listo, es pescador de mira telescópica. Sabe pescar, como diría mi amigo Pomares, donde los demás no pescan...

     

    Y pescó...en el mar revuelto de Ciudadanos. Hoy va al Consejo de Gobierno el nombramiento de Teresa Berástegui, hasta hace tres días activista total de Cs, como nueva Viceconsejera de Turismo, fichada por la ASG de Casimiro. De ser Ciudadana en la oscuridad, a Gomerita de corazón. La futura Viceconsejera (con un CV reluciente), ya ha comenzado a ser cuestionada por su poca preparación y capacidad de gestión para el puesto (clave donde los haya) antes de llegar.

     

    El anzuelo que ha lanzado el Gran Lagarto Gomero es de esos “engodos” irrenunciables. La caña de Casimiro está curtida tras muchos años de pesca y cuando pesca, lo hace en el caladero que da la gana sin dar muchas explicaciones. Con la operación “Berástegui” le ha quitado un activo político a Cs (activo, eso sí, en horas muy bajas), y de paso ha mandado un mensaje: “Soy el de la caña más afinada y mi anzuelo es tan grande que me apropio de peje ajeno cuando quiero”. Traducción: “no se olviden, tengo la llave del Gobierno, hago a mi antojo y sigo siendo el Rey, por mis pistolas...o por mi caña”

     

    En cuanto a Teresa Berástegui, a la cual no tengo el placer de conocer, le esperan tiempos duros, con mil ojos puestos en ella. El tiempo (el que le den...) dirá si lo suyo fue un atrevimiento o un acierto. A día de hoy, con sentido común y rodeándose de gente apropiada, puede hacer un buen trabajo, que, en Turismo, buena falta que nos hace. Por lo de la capacidad de gestión y conocimiento del sector que ni se preocupe, si revisáramos esas dos cualidades en los actuales cargos del Gobierno, más de la mitad tendría que mandarse a mudar..