PUBLICIDAD
la oliva subvenciones pymes y autonomos
PUBLICIDAD
la oliva subvenciones pymes y autonomos
A+ A A-

La olla express

 

Cuando era chico pensaba que la olla express era un invento que acababa de llegar para sancochar las verduras más rápido, digamos que para que las madres pudieran hacer los potajes en menos tiempo y finalmente tuvieran tiempo de hacer “sus cosas”, que generalmente era llevarnos a la playa a mi y a mi hermana ... o en invierno… invierno?? que invierno?, vivíamos en Morro Jable,… a veces llovía.

 

La cocción a presión la había inventado un tal Denise Papin, en 1679, y uno pensaba que era cosa de los 70, pero de mis 70s, no de 3 siglos antes.  A veces la perspectiva de un niño no es capaz de darle vuelta a los inventos. Yo pensaba que la olla express era un invento posterior a mi.

 

La olla express era un artefacto que en condiciones normales el muelle mantiene la válvula cerrada.  A medida que la olla se calienta la presión interior aumenta y empuja la válvula hasta que la espita queda libre, lo que permite la salida de los gases (aire y vapor de agua) al exterior y limita la presión en el interior.

 

El pequeño tamaño del orificio de salida produce el característico silbido de las ollas antiguas, por el cual también se les llama "olla pitadora".

 

Muchos potajes cayeron con la olla express. Pero no son los potajes que se cuecen hoy en día en la olla express que es el archipiélago canario.

 

Son tiempos de cambio, tiempos de crisis, pero lo más complicado es que en esto momentos no distingo bien si funciona la válvula de la olla express, creo que está atascada, no siento el “pito”.

 

Todos los actores están “cociendo” a fuego lento un entorno de conflictividad social y han ido metiendo en la olla de la “postguerra pandémica” problemas económicos, caída de la clase media, destrozo de Pymes, conflictividad social con una pésima gestión migratoria, discusión política y venta populista de gestión o falta de ella, y sobre todo un bajísimo nivel de altura de miras en ayuntamientos, cabildos y la mayoría del gobierno.

 

En el peor momento aparecen los peores gestores y la peor oposición. En el peor momento la cultura idiotizante de los washaps o las redes sociales esclaviza a los partidos con opiniones y más opiniones, sin valentía, sin expertos en nada y opinadores de todo. Espero que los de la olla express acaben arreglando el pitorro.