PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

A+ A A-

"Cuanti más gatos, más ratones"

La política se embarra en Fuerteventura y los acontecimientos de los últimos días (y meses) dejan un paisaje convulso de cara a las elecciones del 23

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    Que la legislatura ha sido atípica en Fuerteventura no se le escapa a nadie. Pero que la última semana, la cosa se pone como para que los ciudadanos sigamos mirando a los políticos como a una especie aparte, tampoco es nada descabellado. Por otro lado es cierto que dedicarse a la política en los últimos tiempos es una profesión de riesgo, ya que se mezclan juicios con más o menos enjundia en función de las decisiones de los juristas de turno.

     

    La situación "ilegal" de los máximos mandatarios de la judicatura en el Estado Español deja a las claras que aquella máxima de Platón de que "la virtud de la justicia consiste en la moderación según lo dispuesto por la sabiduría" no se cumple hace mucho, es más citando otra vez al sabio ateniense, en estos momentos  "la justicia es aquello que disponen los más fuertes".

     

    En una legislatura crucial para el destino de la economía de las familias vía acontecimientos planetarios, la clase política sigue mostrando sus costuras con situaciones que no tienen parangón en Fuerteventura. Como dice la sabiduría popular “cuanti mas gatos, mas ratones”.

     

    Coalición y las sorpresas judiciales

     

    Y es que cuando los nacionalistas se enteraban por la prensa de la apertura de juicio oral a Mario Cabrera y a Manuel Miranda por un presunto delito de prevaricación administrativa, y se recuperaban del golpe que supone ver a dos de sus máximas figuras insulares pasando por el juicio mediático, y el del aparato judicial, aparece la fiscalía del Supremo y pide la imputación de Fernando Clavijo por supuesta prevaricación continuada en el Caso Reparos.

     

    Si bien lo de Cabrera y Miranda puede parecer un juicio menor, ya que se trata de contrataciones de suministro de agua y contratación de maquinaria para los vecinos, el ministerio fiscal apuntaba al inicio de la investigación, que se habría estado efectuando de forma irregular durante al menos 10 años.

     

    El caso de Clavijo puede enmarañarse más en el juicio mediático, máxime cuando en próximas fechas será nombrado oficialmente candidato de Coalición Canaria a la presidencia del Gobierno de Canarias. Una citación para declarar cómo investigado podría poner los focos sobre su figura, de forma negativa en este caso.

     

    En el PP se enturbian las relaciones

     

    Otra vuelta de tuerca con la que ayer se convulsionaba la sociedad majorera es la “revoltura mediática” en la que se ha visto metido el PP insular en las últimas horas a cuentas de relaciones personales, denuncias por acoso laboral y ruido de sables. Todo esto con la presión del centro derecha tradicional para incorporar a destacadas figuras en las listas populares para las próximas elecciones.

     

    La presión de estas figuras destacadas para “entrar y controlar”, y lo que parecen ser malas relaciones entre la directiva insular y algunos consejeros del cabildo, enturbian la ola de Feijoo en la Maxorata. La sombra de una gestora sobrevuela el PP, pero es cierto que todos los actores en esta obra tienen capacidad de maniobra, para un lado o para otro.

     

    Nueva Canarias, problemas con el “municipalismo”

     

    Los nacionalistas progresistas, tras la disolución por parte de la Audiencia Nacional, se reconfiguran en Nueva Canarias-Bloque Canarista, y junto a los problemas de imagen derivados  de todo esto, se les complica estos días la situación tras decidir el ministerio que no tienen partida en las subvenciones a los partidos.

     

    En la estrategia insular Nueva Canarias trata de reconfigurar las posibles alianzas que finalmente den sentido a una candidatura insular. Los diferentes actores municipales, o “novias”, parece que se lo están pensando y el tiempo pasa de cara a la confección, sobre todo, de las listas al Cabildo, Puerto del Rosario o La Oliva.

     

    El efecto Marcial Morales

     

    Un apartado en la dinámica de partidos que aparece como un verso suelto en el espectro nacionalista es Marcial Morales. El envite lanzado a Coalición y a Nueva Canarias-Bloque Nacionalista para la reunificación insular como piedra angular de un proyecto mayor está lanzado. El guante lo recoge Matías Peña, pero por lo pronto no parece que la semilla tenga fruto en la calle La Venta. En cualquier caso Coalición Canaria no se niega a conversaciones para llegar a entendimientos. Veremos.

     

    AMF no encuentra pareja de baile

     

    El otro grupo con representación en varias instituciones, (!y que representación¡), sigue tratando de posicionarse cómo indispensable de cara al próximo proceso electoral. El alcalde de Pájara y el  Presidente del Cabildo, ambos de dicho partido, tratan de dar peso a sus figuras políticas de cara a las posibles alianzas que les den respiro en la cita. De momento sigue el movimiento sin resultados, pero nada es descartable con AMF.

     

    En el devenir de los acontecimientos una querella a Pedro Armas por realizar tratamientos fitosanitarios a las palmeras de Costa Calma y la compra de la finca de Ajuy en entredicho, ponen en el disparadero la figura del presidente de los insularistas.

     

    El PSOE espera paciente

     

    A nadie se le escapa que el principal problema del Partido Socialista es el camino judicial que le queda a su principal figura, Blas Acosta. Tras algunas alegrías, al mandatario insular le quedan todavía cuestiones que solucionar para ver el camino a la campaña más abierto.

     

    Por otro lado y tras movimientos telúricos en Pájara y con algunos sectores de Puerto del Rosario, es el partido que vive este inicio de curso de una forma más tranquila, pero todo puede cambiar rápidamente en la Maxorata, y más en esta legislatura.

     

    En próximas ediciones hablaremos de las luchas para ir en listas, que “tambien tienen su miga” y ya en una tercera edición trataremos de explicar los posibles pactos y “repactos”. Vienen tiempos entretenidos.