PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

Aparecen ejemplares de Dragón Azul en Corralejo

El ayuntamiento recomienda precaución ya que su veneno es muy peligroso y llega a provocar desvanecimientos 

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    El Glaucus atlanticus o como se le conoce comúnmente, el Dragón Azul o Mariposa de Mar es un nudibranquios o babosas de mar, de entre dos y cuatro centímetros, y su belleza, tanto por su forma alargada con cola afilada, seis extremidades con numerosos apéndices y cara ventral apuntando al cielo, como en sus colores azul y plateado, convierten a estos individuos en una especie singular y muy bella, pero altamente peligrosa, su veneno supera en toxicidad a la Carabela Portuguesa, no es mortal, pero si muy peligrosa. En este caso han sido avistados en Corralejo, entre la zona de las Aguja y las Grandes Playas.

     

    Algunos expertos aseguran que por su poder extremadamente punzante provoca dolores muy intensos que pueden generar un desvanecimiento que lleve incluso a la muerte por ahogamiento de los bañistas mordidos. En cualquier caso no son agresivos, por lo que el ayuntamiento recomienda este extremo, "no tocarlos ni molestarlos, si no se le molesta no suele atacar".

     

    Algunos estudiosos se refieren a estos pequeños especímenes como las “mariposas del mar”, por su belleza y su consideración de moluscos evolucionados. “Han cambiado la fuerza bruta de la concha por la guerra química ”.

     

    Este último factor conviene tenerlo presente en caso de encontrarnos con alguno de estos individuos en la costa para tomar las debidas precauciones, ya que ese veneno ingerido puede producir urticarias e intensos dolores en caso de picadura. “Basta con admirar su belleza y evitar tocarlo, como toda la vida silvestre”, en caso de picadura se recomienda contactar con los servicios de emergencias.

     

    Su presencia en el litoral de las Islas no es nueva, ni mucho menos, pero no es una especie que se aviste normalmente en nuestras playas, en cualquier caso mejor admirarlos y dejarlos ir, están más cómodos en mar abierto “aunque a veces las mareas los arrastren a la playas y charcos de Canarias, sobre todo en otoño”.

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario