PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

El carnaval da un paso a un lado en Canarias

Mientras Las Palmas suspende la actividad en la calle, Arrecife y Santa Cruz se plantean circunstancias similares

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    La intensa oleada de la COVID 19 con la llegada este diciembre de la variante Ómicron ha puesto de manifiesto la importancia de controlar el contacto social para tratar de bajar los contagios en las islas, que siguen disparados a niveles nunca vistos.

     

    En este contexto las capitales del archipiélago comienzan a cerrar el debate sobre la conveniencia de realizar actividades del carnaval en la calle a medida que los contagios siguen subiendo.

     

    En este sentido, en Las Palmas la calle desaparece del programa de fiestas. «La cabalgata no es posible hoy por hoy», afirmaba ayer la concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, «no es un carnaval en la calle, se trata de disfrutar de los actos culturales, de las galas y los concursos». Y añadió que «ya tendremos tiempo de tener cabalgata y grandes conciertos» para cuando vuelva la normalidad.

     

     

    En este contexto la corporación trata de proteger los actos culturales, la industria que se genera alrededor y el impacto de la imagen como marca comercial y turística, a la vez que se trata de compensar el alza de contagios con control de aforos y distancia social.

     

    En Santa Cruz el debate también se ha abierto estos días, y el lunes 17 el alcalde Bermúdez compartirá su decisión con los grupos y actores implicados. En principio los concursos y las galas se retrasan a finales de febrero y se espera un anuncio de suspensión del Carnaval en la calle.

     

    En Arrecife el debate es prácticamente el mismo,  en esta semana la concejal de Festejos, Encarna Paéz mantendrá con la alcaldesa, Astrid Pérez una reunión para evaluar los riesgos o la posibilidad de acondicionar los festejos a la nueva avalancha de positivos que registra la isla.

     

    En Fuerteventura aún no se abre el debate

     

    En la capital de la isla majorera se aberrunta una situación parecida al del resto del Archipiélago, si bien aún no se ha abierto el debate, todo parece indicar que será muy complicado realizar actividades en la calle con la actual situación epidemiológica. En esta línea el resto de municipios de la isla podrían trazar similares estrategias. Otro año será.

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario