PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

Ni tan raros ni tan mortales

Según los expertos de la Red Promar "los dragones azules son asiduos a las islas" y hasta ahora no se registran casos de muerte por picadura en Canarias

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    El revuelo causado en los medios a raíz de una publicación en Twitter del Ayuntamiento de La Oliva alertando de la presencia de Dragones Azules o de Glaucus Atlanticus, como se conoce en terminología científica, ha generado una alarma, que si bien debe ser tenida en cuenta, “no se corresponde con la realidad de dicho organismo”.

     

    El Glaucus Atlanticus o Dragón Azul está datado en las islas Canarias desde al año 1839, cuando el naturalista Orbigny lo registra por primera vez “Habita en la superficie de las aguas en todas las partes del Atlántico, entre los trópicos, fuera de los cuales suele ser transportado por corrientes. Se encuentra con frecuencia en las Islas Canarias, arrojada a la costa con los Janthinas y Vellelas”, en clara referencia a las carabelas portuguesas.

     

    Desde el siglo XIX a esta parte, los diferentes estudios científicos lo relacionan a llegadas con diferentes mareas, ya que son organismos que viven en alta mar donde se alimentan y viajan en función del movimiento de las mareas, pueden llegar a ser vistos en los charcos o playas del archipiélago ocasionalmente.

     

    Pocos avistamientos en Fuerteventura

     

    El revuelo causado en la maxorata ha de venir derivado a que los avistamientos y estudios siempre han sido realizados en zonas más cercanas a Tenerife o Gran Canaria, “aunque si hay constancia en Lanzarote y Fuerteventura, es cierto que con menos asiduidad”.

     

    El veneno de la carabela portuguesa

     

    El Glaucus Atlanticus o Dragón Azul no suele representar un peligro para los bañistas, siempre que se use el sentido común y no se le moleste, “se trata de disfrutar de su belleza, pero sin agresiones ni juegos”, en cualquier caso su picadura puede ser muy muy molesta, e incluso se ha datado algún desvanecimiento, pero raramente es mortal para los humanos “ eso si, mejor no ingerirla y en el caso de picadura ir a los servicios de emergencias”.

     

    El Glaucus se alimenta de la Carabela Portuguesa. Su depredación es posible debido a la inmunidad a las toxinas que tiene. Luego del consumo, acumula los nematocistos en el estómago, pasando posteriormente a los extremos de las prolongaciones plumosas, usándolos para su propia defensa.

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario