PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

A+ A A-

Neo negacionistas “a band apart”. Por Fernando Swartz Arencibia

 

En tiempos de opiniones como los que vivimos, quedarse en una esquina es lo más sencillo. Y cuando te quedas en “tu esquina”, con un grupo más o menos homogéneo que te apuntale el discurso, mejor. Ya no eres una secta, simplemente tienes una opinión.

 

Las opiniones son dogma, porque da igual tu nivel intelectual, cultural, o de conocimiento puro sobre un tema en concreto,… siempre hay quien “opine” lo contrario.

 

Hace ya unos cuantos siglos, uno de los hitos del pensamiento crítico, sobreviene al pensamiento con la duda cartesian. René Descartes, allá por el siglo VXII y subido a siglos de pensamiento filosófico planteó que hay que dudar de todo antes de emitir un juicio.

 

La duda cartesiana es un gran punto de partida del pensamiento y consiste en criticar las creencias adquiridas, considerando como falso, en principio, todo aquello en lo que pueda darse la mínima posibilidad de error. Para Descartes es el medio para encontrar la verdad universal.

 

Pero esto ya no es parte de la verdad que nos rodea, ahora cualquier patán puede decir sin pudor que el opina blanco o verde sin ni siquiera plantearse ningún conocimiento previo sobre nada. Opino luego existo, es la máxima de estos tiempos de teléfonos inteligentes en bolsillos de personas sin ganas ni necesidad de la duda.

 

Puesto que no hay duda, mi opinión es dogma, y si es dogma, solamente necesito acólitos para la misma. Y esto ocurre en nuestro tiempo sobre la necesidad imperiosa del cambio del modelo energético, de la necesidad de descarbonizar la obtención de energía.

 

En estos tiempos, en los que además ,el mundo se acaba por la vía del calentamiento global, aparecen, en España y sobre todo en Fuerteventura, personas que sabiendo qué existe el cambio climático ha apostado todo su ser al paisajismo. Básicamente porque es “mi opinión”.

 

Ecologistas de medio pelo, anclados en los años 90, políticos que defienden procesos de otros tiempos, cuando los especuladores se hinchaban a meternos camas y población en territorios demasiado frágiles, partidos que se suman al desconcierto del “nosotros opinamos que”, sin atender a que el tenebroso futuro ya es presente. Medios de comunicación que se unen a la miseria del “ahora”.

 

Todos estos saben que existe esta espada de Damocles, no niegan el problema global medioambiental, pero han decidido que es mejor no hacer nada. No se debe hacer nada, al menos no aquí, “que lo hagan en otro lado hombre, que molestan los molinos…”. Estos son los neo negacionistas que paran el proceso de cambio en el uso de las renovables. Los argumentos son variados, todos bastante cortos de miras, pero es lo que elegimos, ya veremos cuándo la marea llegue a Las Culonas.

Comentarios (0)  



Escribir un comentario