PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

Las residencias dan vida a los años

Una residencia de ancianos es un lugar donde pueden residir de manera temporal o permanente, con una comunidad de adultos mayores con unas necesidades específicas

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    Muchos de nuestros mayores carecen de toda la ayuda que necesitan. Ya que existen ayudas que permiten a los ancianos permanecer en sus casas, sin embargo, ciertas patologías, sean físicas o mentales, requieren una atención más profundizada y prolongada en el tiempo. Por eso, las residencias ofrecen un servicio amplio para que los residentes estén agusto y realicen varias actividades a lo largo de su estancia, cosa que pocos podrían hacer si se quedan en el domicilio.

     

    Una residencia de ancianos es un lugar donde pueden residir de manera temporal o permanente, con una comunidad de adultos mayores con unas necesidades específicas. Muchas veces, las personas mayores ingresan por falta de cuidados en sus hogares o falta de atención por parte de la familia.

    Para poder acceder a todos los beneficios que nos puede aportar una residencia, existe un buscador de residencias en Tenerife.

     

    Unas residencias con un personal competente

     

    Estas residencias están dirigidas por un director general, encargado de dirigir y coordinar las funciones del personal de la residencia. Además, tiene que establecer un contacto con los residentes y la familia tanto para temas administrativos como para la convivencia. Además, esta residencia está formada por un médico, con una atención especializada a cada uno de los residentes y supervisa la medicación en función de las necesidades. Asimismo, debe realizar unos protocolos aprobados con tal de atender a los residentes de forma adecuada.

     

    Unos de los pioneros en las residencias son los enfermeros. Puesto que son los que pasan la mayor parte del tiempo con los residentes. Son encargados de ofrecer una correcta higiene, limpieza, dar de comer, ofrecer servicios auxiliares en diversas situaciones y siempre acompañar al residente. Además, no solo actúan de día, sino que también hay un servicio de enfermería de noche, con tal de asegurar el bienestar de la persona mayor en cualquier momento del día.

     

    Y eso no es todo, sino que acuden muchos más profesionales de la salud y personas que participan en la vida cotidiana de las personas mayores. Algunas residencias ofrecen un servicio de fisioterapeutas, psicólogos, dietistas, peluqueros y podólogos.

     

    ¿Por qué elegir una residencia para nuestro familiar?

     

    Las residencias están abiertas para acoger a personas mayores de 65 años, con una media de edad de 80 años. Las residencias acogen personas dependientes pero también personas que pueden valerse por sí mismas, ya que puede que existan unas circunstancias concretas que hacen que no pueden quedarse en sus casas.

    Con tal de promover un envejecimiento de éxito, hay que tener un cuidado las 24 horas del día. La relevancia de la salud física y mental tiene mucha importancia en la persona mayor, muchos son los centros que buscan la mejor manera de integrar la persona en un entorno caluroso y motivador. Esto permite poder aspirar a una vejez más larga y productiva en una residencia de tercera edad.

     

    Los espacios de las residencias son seguros y protegidos, pueden atender cualquier tipo de dependencia y patología que suelen afectar a las personas mayores. Esto hace que, las personas mayores nunca estén solas y siempre estén acompañadas y supervisadas por el personal del centro que cuentan con la compañía de otros residentes con los que pueden conversar y participar en diversas actividades.

     

    Dentro de las diversas actividades, cuentan con un seguimiento dietético adaptado a cada uno de los pacientes presentes en la residencia. con las prescripciones médicas, la atención sociológica y psicológica, una rehabilitación muscular, una vigilancia y cuidados de la salud de los residentes. Sin contar que también tienen actividades que el personal del centro prepara cuidadosamente, como diversos juegos y actividades para mantenerlos activos.

     

    La familia puede acceder al centro en cualquier momento y visitar al familiar, como si estuvieran en su propio hogar.

     

    ¿Cómo escoger la residencia?

     

    Escoger una residencia no es cosa fácil, ya que tenemos que tener en cuenta una serie de factores:

     

    • Estado de salud de la persona mayor. Cada persona es diferente, esto hará que va a necesitar de unos cuidados específicos. Por lo que es importante evaluar las opciones que se adapten a las necesidades actuales. Existen unas residencias especializadas para personas con Alzheimer, enfermedades mentales, personas ciegas, sordas o con discapacidades motoras.
    • Relación calidad precio. Los precios varían en función de diversos factores, como la ubicación, los servicios que ofrece, las actividades extras que se llevan, etc.
    • Ubicación de la residencia. La ubicación es un factor que puede ser complicado a la hora de elegir una residencia. Ya que queremos lo mejor para nuestro familiar y que esté lo más cerca de nosotros para poder visitarlo con frecuencia.
    • Opiniones de las residencias. Una manera de elegir una residencia es leer las opiniones que han tenido de ellas. Las reseñas publicadas en internet pueden servirnos mucho a la hora de escoger una residencia.

    Gracias a GransLiving, podrás tener todo el asesoramiento necesario para poder encontrar la residencia con las opciones que buscar para tu ser querido.