PUBLICIDAD
la oliva subvenciones pymes y autonomos
PUBLICIDAD
la oliva subvenciones pymes y autonomos
A+ A A-

Más madera¡¡

 

Groucho Marx popularizaba esta frase en la famosa película Los Hermanos Marx van al oeste. Es de esas escenas míticas del séptimo arte que se puede ver desde diferentes ángulos, es lo que tenía la ironía de Groucho.

 

De chico uno veía sesión de tarde todos los sábados, y sobre todo en verano cada sábado había una de los hermanos marx. De niño el ritmo y la sucesión de caras de Harpo era lo que más llamaba la atención, pero esta escena del tren donde para alimentar la maquinaria de la locomotora se iban quedando sin tren por detrás es un simil de muchas de las cuestiones que la sociedad occidental contemporánea está liquidando. La maquinaria no puede parar. Más madera¡

 

En los últimos días en muchos foros de creación de opinión en la isla de Fuerteventura se está gastando la madera. ¡Estamos ganando las redes sociales!, se escucha a teóricos y acólitos de la información y de la desinformación que pretenden defender uno u otro mensaje.

 

 https://www.youtube.com/watch?v=YM9t62mAd_s

 

Haters, influencers, comunity managers, están a la cabeza de las batallas de las realidades de la isla. Lo que se antoja como democracia directa para algunos, para otros no es más que una colección de likes o de veneno destilado por “la mano que mece la cuna” ya sea de un bando u otro.

 

Multitudes alienadas por medias verdades giran en torno a "opiniones", de una u otra índole. No se premia el conocimiento versus opinión, se premia solamente la opinión, y es en este lugar donde la opinión se difumina con ideología, que como término se ha convertido en ser "de uno u otro bando", no hay debate, ni discurso, "es mi opinión y tan válida como otra cualquiera". 

 

En este sentido formar opiniones para el grupo de acólitos no es informarse y repartir información, es simplemente llamar a capítulo. Luego, como los nuevos líderes y lideresas se trata de ir formando al grupo alrededor de "realidades alternativas", y finalmente se entona el Más Madera¡

 

Son los tiempos que vivimos. La gente con responsabilidades ya no es responsable, solamente piden Más Madera¡ a sus acólitos para crear una imagen de red de seguridad en las redes sociales.

 

Groucho se llevaba el tren por delante pidiéndole a sus hermanos Más Madera¡, En estos tiempos de teléfonos inteligentes, cuando el intelecto ya no está en la cabeza y viaja en el bolsillo, muchos trenes van sin control. Puede que la locomotora cuando llegue a la estación ya no tenga nada que transportar.